miércoles, 24 de agosto de 2016

Cultura plagiaria

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 24 de agosto de 2016

Hoy iba a escribir de otro tema pero… surgió ya el próximo gran escándalo que cimbrará al gobierno del Enrique Peña Nieto:el plagio en su tesis.

O no. Quizá el escándalo se quede sólo en eso: junto con la Casa Blanca, el depa de Miami, las acusaciones de estar detrás del crimen de los 43 de Ayotzi o el ridículo que hizo con los 132.

El hecho es que casi una tercera parte de su tesis de licenciatura, que obtuvo en la Universidad Panamericana bajo la dirección de Eduardo Alfonso Guerrero Martínez, hoy magistrado del Poder Judicial de la Ciudad de México (y quien al parecer dirige decenas de tesis cada año), fue plagiada. Y ni el director ni los sinodales del examen se percataron de ello, o se hicieron de la vista gorda.

Mucha gente ha comentado sobre los aspectos éticos y políticos del tema. Uno de los afectados, Enrique Krauze, ha declarado en su revista Letras Libres que “Se trata (…) de un trabajo hecho con irresponsabilidad académica (…), en el que se entreveran líneas y páginas extraídas de autores diversos, debidamente citados, con otras páginas y líneas que carecen de la necesaria adjudicación(…). La proporción de estas últimas es considerable e inadmisible”. La Universidad Panamericana, por su parte, afirma que su Facultad de Derecho va a “revisar lo concerniente” a la tesis de Peña Nieto. El columnista de Milenio Gil Gamés avizora que el daño a la imagen del presidente servirá de pretexto para echar atrás una muy urgente reforma educativa. Y lo más preocupante: el vocero de la Presidenciaminimiza como “errores de estilo” el plagio, mientras que el Secretario de Educación Aurelio Nuño, responsable de la actividad que debiera construir el futuro de nuestra abollada nación (y quien suena como aspirante a la presidencia en 2018) esquiva el tema diciendo que “hay cosas mucho más importantes”, amén de dudar del hecho y afirmar que a la Secretaría de Educación Pública no le corresponde investigarlo.

Se recuerda también que en 2011 el ministro de defensa de Alemania Karl Theodor zu Guttenberg renunció a su cargo tras descubrirse que plagió el 20% de su tesis; que en 2012 el presidente húngaro Pál Schmitt hizo lo mismo por haber plagiado partes de la suya, y que en 2013 la ministra de educación alemana, que según se reveló había plagiado parte de su tesis de doctorado, tuvo que presentar también su dimisión.

Pero me parece especialmente interesante, por académico, el enfoque que le da el periodista Esteban Illades al asunto en un artículo en Nexos: en México ha habido en años recientes varios escándalos por plagio académico, entre los que destacan el del ex-Coordinador de Humanidades Difusión Cultural la UNAM, Sealtiel Alatriste, y el del investigador en humanidades Boris Berenzon. Illades señala que la cultura académica y de investigación científica en México –igual que en otras partes del mundo–, ha privilegiado, de manera nociva, la cantidad sobre la calidad, y esto –junto con nuestra cultura de “el que no transa no avanza” y “el que no es cabrón es pendejo”, añado yo– fomenta, naturalmente, la tendencia a usar cualquier recurso, incluyendo el plagio, para cumplir con las cuotas.

Evaluar la investigación, sea ésta en ciencias naturales, sociales o humanidades, es un problema complejo. Las universidades y los organismos como el Conacyt, que otorgan el apoyo económico que se requiere para realizar esta actividad, base del progreso de una nación, tienen que evaluar de algún modo, para repartir sus apoyos y verificar que sean fructíferos. Ante la dificultad de una evaluación cualitativa, se opta por la cantidad: número de tesis, de egresados, de artículos publicados, eficiencia terminal (número de años que tardan los alumnos en titularse) y demás.

La tendencia, ya criticada desde hace décadas, ha llegado al grado de que muchos posgrados nacionales llegan a aceptar trabajos mediocres de tesis con tal de permitir que los alumnos obtengan el grado, pues si no se cumple con el requisito de eficiencia terminal del Conacyt, se pierde la certificación como “posgrado de calidad” y la posibilidad de recibir becas (lo que, para todo fin práctico, aniquila a dichos posgrados). Esto, sin mencionar la presión a la que están sometidos los asesores de tesis y sinodales de grado, que muchas veces optan por la vía irresponsable de no revisar tan concienzudamente como debieran (o, simplemente, no revisar) los trabajos que pasan por sus manos.

Illades retoma una propuesta publicada en Nexos en 2015, donde se proponía que todo el sistema educativo, universitario y de investigación en México adoptara un compromiso explícito contra el plagio, así como métodos, reglas, criterios y sanciones para detectarlo y castigarlo.

Más allá de las implicaciones y consecuencias del plagio individual de Peña, urge retomar en nuestro país el estándar de honestidad intelectual sin el cual toda actividad académica se desmorona.

Eso, o hundirnos aún más en el tercermundismo del que alguna vez creímos estar saliendo.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 17 de agosto de 2016

Matemáticas

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 17 de agosto de 2016

Para Nacho, Berta, Johan y todos los demás

Los comunicadores nos dedicamos a comunicar. Los comunicadores de la ciencia, o divulgadores científicos, a comunicar la ciencia. No podría ser más sencillo.

Pero divulgar la ciencia es una especialidad que tiene sus bemoles. En primer lugar porque, a diferencia de temas como la política, los deportes o el mundo del espectáculo, la ciencia no es algo que en general apasione a multitudes. Basta comparar las Olimpiadas de Río con las Olimpiadas de Ciencia. Los fans de la ciencia somos minoría.

Además, los conceptos científicos frecuentemente tienen un grado de abstracción que puede hacerlos difíciles de comunicar. Para colmo, muchos de esos conceptos no pueden entenderse sin conocer previamente otros conceptos. Cualquiera sabe qué es el PRI y qué es el PAN, qué diferencia al América del Pumas, quién es Johnny Depp o quién es la esposa de Brad Pitt. Pero para explicar por qué un nuevo medicamento combate al virus del sida, hay que hablar primero de las células del sistema inmunitario, receptores de membrana, enzimas y replicación de ARN.

Aunque claro: el grado de abstracción de un tema –es decir, la cantidad de conceptos previos que hay que explicar para poder comunicarlo– varía según la ciencia y el tema de que se trate. Los temas de salud o la naturaleza son en general más directamente accesibles que aquellos que tienen que ver con la física subatómica, la cosmología o las matemáticas.

Precisamente la semana pasada tuve el placer de ser invitado a dar un pequeño curso en el Centro de Investigación en Matemáticas (CIMAT), en Guanajuato, un centro Conacyt donde se desarrolla investigación del más alto nivel en muchísimos temas relacionados con esta ciencia. Sus tres áreas generales de investigación –matemáticas básicas, probabilidad y estadística, y ciencias de la computación– suenan engañosamente sobrias. Pero ahí se desarrollan estudios sobre temas tan diversos como economía, física, geometría en muchas dimensiones, simulaciones computacionales de temas como elecciones, epidemias o el tráfico urbano, robótica, neurociencias, visualización médica, y muchos otros.

Pero además, el CIMAT realiza un trabajo muy activo y diverso de divulgación de las matemáticas, a través de talleres, ferias, cursos para estudiantes y maestros, concursos, publicaciones y muchas cosas más. Incluso cuenta con un pequeño pero muy entusiasta grupo de divulgación de las matemáticas. Pude debatir con matemáticos sobre si realmente su ciencia es más abstracta que las demás, o si se trata sólo de un prejuicio que tenemos los que siempre sacamos menos de 8 en matemáticas (en la página web del CIMAT se enlistan algunos de estos prejucios antimatemáticos: “solamente unas pocas personas pueden comprender las matemáticas”; “estamos condenados a sufrirlas en clase”; “no nos servirán si no estudiamos alguna ingeniería o ciencia exacta”).

Quizá no sea fácil que el amplio público infantil y adulto al que atiende el CIMAT en la ciudad de Guanajuato, sus alrededores y en todo el Estado entienda a detalle en qué consisten los teoremas de Gödel o Fermat. Pero sí se le puede mostrar por qué son importantes y fascinantes.

Divulgar la ciencia no sólo es explicar: también consiste en familiarizar al público, maravillarlo, hacer que aprecie la ciencia y, quizá, lograr que se acerque a ella y la aplique, de una manera u otra, en su vida. Los matemáticos del CIMAT lo hacen fantásticamente.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 10 de agosto de 2016

Enfermedades olvidadas

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 10 de agosto de 2016

El mal de Chagas en el mundo
¿Qué tienen en común tres enfermedades poco conocidas que llevan los extraños nombres de leishmaniasis, mal de Chagas y tripanosomiasis africana?

En primer lugar eso, que son raras y poco conocidas, pues afectan principalmente a zonas rurales muy pobres de África, Asia y Centro y Sudamérica (aunque también a muchos migrantes en países desarrollados). En segundo, que son transmitidas por insectos. Son parte de las 17 “enfermedades tropicales olvidadas” o “desatendidas”, según la Organización Mundial de la Salud (que incluyen además a las helmintiasis transmitidas por el suelo, la filariasis linfática, la oncocercosis, la esquistosomiasis, la dracunculosis, las helmintiasis zoonóticas, el dengue y el dengue hemorrágico, la rabia, el pian, y la úlcera de Buruli).

Se les llama así porque, aunque se calcula que afectan a unos mil millones de personas en el mundo (en particular, la leishmaniansis, el Chagas y la tripanosomiasis africana, también llamada mal del sueño, afectan a 20 millones de personas y causan unas 50 mil muertes anuales), las compañías farmacéuticas no consideran viable realizar investigación para desarrollar tratamientos contra ellas, pues su comercialización no resulta redituable. Y los gobiernos y organismos internacionales no tienen los recursos necesarios para impulsar el desarrollo de tratamientos modernos y eficaces.

Trypanosoma brucei
El tratamiento contra el mal de sueño, por ejemplo, hasta hace poco consistía en un fármaco, el melarsoprol, que contiene arsénico y mataba un 5% de los pacientes. En 1990 se desarrolló un fármaco menos dañino, la eflornitina, pero se ha dejado de fabricar por no ser buen negocio. Y en cuanto al benznidazol, tratamiento de elección para el mal de Chagas, la transnacional farmacéutica que lo fabricaba decidió dejar de hacerlo y, aunque donó la tecnología necesaria a una empresa brasileña, ésta no ha podido surtir la demanda de manera confiable.

Pero también los organismos unicelulares causantes de estas tres enfermedades, Leishmania (leishmaniasis), Trypanosoma cruzi (Chagas) y Trypanosoma brucei (mal del sueño), tienen mucho en común. Pertenecen a un grupo de protozoarios conocidos como “kinetoplástidos”, pues sus células presentan un organelo llamado cinetoplasto o kinetoplasto, formado por una gran masa de cromosomas circulares de ADN dentro de sus mitocondrias.

Leishmania
El cinetoplasto es una estructura fascinante: consiste en unas decenas de “maxicírculos” que contienen la información genética para producir las proteínas mitocondriales, y miles de “minicírculos” que sólo sirven para producir un tipo de moléculas de ácido ribonucleico (ARN guía) cuya única función conocida es permitir la que la información de los maxicírculos sea “editada” para que pueda ser posteriormente leída. Como los maxicírculos y minicírculos están concatenados entre sí, el proceso mediante el cual pueden copiarse antes de la división celular es increíblemente complejo.

Pero más allá de sus fascinantes características biológicas, los kinetoplástidos comparten una historia evolutiva común. Pensando darwinianamente, eso quiere decir que si se hallara una manera de combatir a uno de ellos, quizá se podría atacar a los tres.

Pues bien: eso es justamente lo que hizo un equipo internacional de investigadores de Estados Unidos, Escocia, Inglaterra y Singapur, financiados por la farmacéutica Novartis y encabezados por Frantisek Supek. Analizaron ¡tres millones! de compuestos químicos para ver si tenían actividad antiparasitaria contra Leishmania y las dos especies de tripanosoma, y lograron identificar una molécula candidata de la clase de los azabenzoxaxoles, a la que llamaron GNF5343.

Posteriormente diseñaron y fabricaron tres mil variantes de la molécula, buscando mejorar su actividad y propiedades farmacéuticas (minimizar sus efectos tóxicos, mejorar su biodisponibilidad). La molécula resultante, GNF6702, fue sometida a pruebas en ratones y se halló que ofrece una buena actividad contra los tres kinetoplástidos; en otras palabras, puede curar las tres enfermedades de un solo golpe. Se sabe también cómo ejerce su efecto: interfiriendo con la función del proteasoma de los parásitos, organelo celular que se ocupa de destruir las proteínas que ya no son necesarias; al mismo tiempo, no afecta a los proteasomas de las células humanas.

Se trata sólo de un primer paso: falta el largo camino de hacer pruebas clínicas en humanos para ver si el fármaco resulta igual de eficaz que en ratones y seguro para uso humano. El diario El País informa que, según cálculos del sector farmacéutico, sólo cinco de cada cinco mil potenciales medicamentos eficaces en ratones se llegan a probar en humanos, y de éstos sólo uno llega a las farmacias. Como se ve, es difícil enfrentar el costo de desarrollar nuevos medicamentos; normalmente sólo las grandes empresas pueden hacerlo.

El problema del desarrollo de fármacos contra las enfermedades olvidadas es complejo, tanto económica como éticamente. Según ciertas estimaciones, menos del 1.5% de los 150 mil ensayos clínicos que se estaban llevando a cabo en el mundo en 2011 se ocupaban de ellas. No resultan un negocio para las farmacéuticas, y las fundaciones privadas y las instituciones públicas no cuentan con los recursos suficientes para financiar proyectos de investigación de la envergadura requerida, por lo que es raro que lleguen a desarrollar fármacos de uso clínico.

Por todo ello, lo logrado por Novartis (con apoyo de la Fundación Wellcome y los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos) resulta esperanzador, aunque sea sólo una gota de agua en un océano de problemas. Habrá que ver si se consigue transformar a GNF6702 en un tratamiento que pueda realmente ayudar a los miles de pacientes infectados por estos tres asesinos de la pobreza.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 3 de agosto de 2016

Cerebro, estadística y error

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 3 de agosto de 2016
Durante siglos, el cerebro fue uno de los mayores enigmas para la ciencia. Se sabe que en él reside aquello que nos hace humanos: nuestra actividad mental, nuestra memoria, nuestra conciencia. (Y sí, también de nuestros sentimientos, por más que persista la imagen del corazón como su sede.)

Más allá de investigaciones en animales y cadáveres, el estudio de la función del cerebro humano vivo comenzó a ser posible en el siglo 19, gracias a los análisis de personas con diversas lesiones cerebrales o con padecimientos como la epilepsia, y más tarde mediante la estimulación eléctrica de distintas áreas cerebrales de pacientes vivos. Se pudo así ir correlacionando ciertas funciones con dichas áreas del cerebro. Estos estudios continuaron durante el siglo 20, y más tarde la llegada del electroencefalógrafo proporcionó una manera relativamente burda de estudiar la actividad eléctrica del cerebro vivo.

Pero fue hasta el desarrollo de las técnicas de visualización (o “imagenología”) funcional del cerebro que se pudo comenzar realmente a profundizar en la función de este órgano, considerado, con sus 100 mil millones de neuronas conectadas entre sí mediante más de 100 billones de sinapsis, la estructura más compleja del universo.

Quizá la más popular de estas nuevas técnicas es la conocida como visualización por resonancia magnética funcional (fMRI), que logra medir la cantidad de flujo sanguíneo en diversas áreas del cerebro, la cual indica una mayor actividad nerviosa, y la presenta de manera visual en tres dimensiones y en tiempo real. Esto se logra gracias a los cambios en las propiedades magnéticas de la hemoglobina oxigenada y desoxigenada contenida en los glóbulos rojos (eritrocitos) de la sangre, cambios que son detectados mediante campos magnéticos y analizados de manera instantánea con avanzadas computadoras.

La fMRI divide el cerebro en cubitos de hasta 1 mm llamados “vóxels” (el equivalente tridimensional de los pixeles) y puede detectar cambios en la escala de un segundo.

Gracias a ella, a lo largo de los últimos 15 años se han realizado un estimado de 40 mil estudios publicados en revistas científicas que analizan la correlación de la actividad cerebral con funciones como mover una mano, observar una imagen, tocar el violín, memorizar un dato, realizar una operación aritmética, reconocer un rostro e incluso experimentar una emoción. Se sigue debatiendo qué tan válido es inferir que porque se ve la activación de una región cerebral se está “observando” un fenómeno mental; hay quien afirma que ésta es una exageración equivalente a decir que con observar qué microcircuitos se activan en un microchip se estaría entendiendo, por ejemplo, por qué un juego de computadora presenta cierto comportamiento anormal (o bug).

Pero ahora todo esto podría entrar en crisis. En julio pasado se publicó en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS) un estudio que cuestiona la manera en que el software comercial incluido en los equipos de fMRI procesa estadísticamente los datos obtenidos para interpretarlos visualmente.

Y es que, como ocurre muy frecuentemente en ciencia, los datos no se observan directamente ni son objetivos, sino que se construyen mediante análisis estadísticos. Y las decisiones que se tomen a la hora de analizar los datos pueden alterar el resultado. En particular, los autores del estudio, encabezados por el neurobiólogo sueco Anders Eklund, de la Universidad de Linköping, afirman que unos 3 mil 500 artículos podrían contener errores estadísticos graves que invalidarían sus conclusiones.

El escándalo ha sido mayúsculo, aunque probablemente un poco excesivo. Pero obligará a revisar y mejorar las técnicas estadísticas y la manera como se interpretan los estudios de fMRI. Lo cual, tomando en cuenta la tendencia a exagerar los resultados de este tipo de estudios, y a reducir la actividad mental a la simple activación de ciertas áreas cerebrales, no le vendrá nada mal a las neurociencias.

En ciencia, cuando se trabaja bien, siempre se aprende; hasta cuando se descubren errores.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 27 de julio de 2016

La Iglesia y el ano

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 27 de julio de 2016

La Iglesia Católica, y en particular la Arquidiócesis Primada de México, parecen tener una especial obsesión con el ano. Y más precisamente, con el sexo anal.

O al menos, eso es lo que parece al leer los artículos que, como parte de la violenta campaña que la Curia ha desatado en contra de la iniciativa presidencial para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, anunciada por el presidente Peña Nieto en mayo pasado, ha publicado su semanario Desde la fe.

En el segundo de una serie de cinco artículos, publicados originalmente en agosto de 2015, y que han vuelto a circular en las últimas entregas del semanario (aquí puede usted leer las cinco entregas reunidas en un solo texto), la Arquidiócesis afirma que las relaciones homosexuales “son un problema de salud”.

El hecho de que las relaciones sexuales entre varones suelan incluir –entre otras cosas– la penetración del pene en el ano es un tema del que no se suele hablar expresamente. El ano, a pesar de que todos tenemos uno que usamos diariamente, es una zona del cuerpo que estamos educados para ver con rechazo y asco. En parte es natural, pues a través de él se elimina el excremento que, además de su olor desagradable, contiene enormes cantidades de microbios que pueden causar infecciones.

En el texto de Desde la fe, la Arquidiócesis señala que “La mujer tiene una cavidad especialmente preparada para la relación sexual, que se lubrica para facilitar la penetración [y] resiste la fricción”. Lo cual es cierto, aunque luego añade que esa “cavidad”, cuyo nombre no se atreve a decir, “segrega sustancias que protegen al cuerpo femenino de posibles infecciones presentes en el semen”, lo cual, además de falso, revela la visión del semen que tiene la iglesia: algo nocivo y potencialmente infeccioso....

“En cambio –continúa el texto–, el ano del hombre no está diseñado para recibir, sólo para expeler. Su membrana es delicada, se desgarra con facilidad y carece de protección contra agentes externos que pudieran infectarlo. El miembro que penetra el ano lo lastima severamente: causando sangrados, infecciones, y eventualmente incontinencia, pues con el continuo agrandamiento, el orificio pierde fuerza para cerrarse.”

Esto no es más que una sarta de inexactitudes. Cierto, la función del ano y recto es la expulsión de materia fecal, y su penetración violenta o forzada puede causar daños. La mucosa rectal es menos resistente a la fricción que la vaginal, pero dista, afortunadamente, de ser delicada y frágil. Y claro, aunque sólo fuera por higiene, en toda penetración anal el uso del condón se debería dar por descontado (pero el recto y ano sí cuentan con protección contra infecciones; de otro modo, viviríamos continuamente con éstas, tomando en cuenta la cantidad de microbios presentes en la materia fecal).

En realidad el sexo anal (o, más correctamente, el coito anal) dista de ser una práctica exclusiva de los homosexuales, o algo poco común. Millones de parejas, homo u hetero, lo practican felizmente de manera regular. Consulte usted cualquier página seria de sexología (o el sitio de videos porno de su preferencia), para ver a parejas de cualquier sexo y orientación sexual disfrutándolo. Lo único que se necesita, además de condones, es un poco de cuidado, paciencia, práctica y lubricante. (Muchos varones heterosexuales, por cierto, lo disfrutan también con sus parejas femeninas a través de la penetración digital o con dildos, pues la estimulación de la próstata que se logra puede ser enormemente placentera.)

El sexo anal es un tema que durante mucho tiempo, y todavía para muchas personas, sigue siendo “tabú”. Pero al mismo tiempo es y ha sido siempre una práctica sexual perfectamente común, disfrutable y que, correctamente realizada, no tiene por qué producir ningún daño (lo del ano que se vuelve guango por el uso no pasa de ser una sandez sin fundamento; de otro modo las personas que sufren de estreñimiento perderían rápidamente el tono muscular del esfínter anal; y uno no ve que los anuncios de proctólogos abunden en bares, revistas o sitios web gays).

Usar al sexo anal de pretexto para hacer creer que los matrimonios homosexuales dañan la salud es desinformar de manera malintencionada y tramposa. (No vale la pena ni comentar otras mentiras contenidas en el texto publicado en Desde la fe, como que “la mayoría de los homosexuales reconoce tener adicción al sexo, e inclinación hacia un estilo de vida promiscuo”, o que el condón “deja pasar virus microscópicos así que realmente no ofrece segura protección”.)

La campaña de la Arquidiócesis, que no se limita a los artículos del semanario, propaga ideas que propician la discriminación y el odio, además de datos erróneos sobre la salud. Tanto la Secretaría de Gobernación como la de Salud deberían plantar una postura firme, como ya lo están haciendo algunas organizaciones LGBTTTI, frente a esta campaña que vulnera al Estado Laico y la estrategia nacional de salud, además de los derechos humanos de las minorías sexuales.

Cada quien hace de su ano un papalote, dice el dicho. La Arquidiócesis debería tratar de superar su obsesión con la forma en que uno decida usarlo.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!

miércoles, 20 de julio de 2016

¿Agua alcalina?

Por Martín Bonfil Olivera
Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM
Publicado en Milenio Diario, 20 de julio de 2016

Siempre será un misterio para mí la razón de que mucha gente confíe, de manera tan plena y con tanta facilidad, en cualquier tipo de remedio milagro que les ofrezca el primer estafador que aparezca, ya sea en anuncios en revistas, radio o televisión. Cristales, perfumes, imanes, pulseras, pastillas, cápsulas de “ajo negro estrella” o de ajonjolí… la lista puede ser infinita y cambia con las modas.

A diferencia de los amuletos religiosos o místicos, todos estos supuestos tratamientos comparten, además de ser totalmente inútiles, el estar respaldados por un discurso que apela a la ciencia: se dice que están “científicamente comprobados” por “investigadores” de famosas instituciones, y se ofrecen explicaciones que son vagamente racionales e incluyen términos que suenan “científicos”, aunque en realidad sean sólo palabrería sin mucho sentido.

Últimamente se ha puesto de moda la llamada “agua alcalina”, que se puede comprar embotellada, producir con aparatos que se venden para ello, o incluso elaborar de forma casera.

Escala de pH
¿Por qué “alcalina”? Como usted recordará de sus clases de química en secundaria, el agua está hecha de moléculas de H2O. Éstas constantemente se ionizan, separándose en iones OH–, con carga negativa, y iones H+, con carga positiva. La acidez o alcalinidad de una solución acuosa se mide respecto a la cantidad de iones H+ presentes en ella, y se expresa mediante un número llamado pH (de “potencial de hidrógeno), que va del 1 –lo más ácido– al 14 –lo más alcalino. (Técnicamente, el pH se define como “el negativo del logaritmo base 10 de la actividad –otro concepto técnico– del ion hidrógeno en una solución”. Pero no nos metamos en honduras).

Una solución acuosa, dependiendo de los iones que contenga, además de H+ y OH–, puede ser alcalina, ácida o neutra. El “agua alcalina” contiene sales que la hacen tener un pH ligeramente por encima de 7, que es el del agua pura.

Pues bien: los charlatanes insisten en que la acidez es un gran peligro para la salud, mientras que un pH alcalino en el cuerpo la promueve. Entre otras cosas, afirman que el agua alcalina combate el envejecimiento. En su blog dedicado a combatir la charlatanería, el Papá escéptico cita la página seudomédica Agua y aire, donde se afirma: “A medida que el cuerpo envejece estos elementos alcalinos disminuyen en el organismo creando un estado de acidez. Esto es un hecho natural pues el organismo acumula más deshechos ácidos. Hay una estrecha relación entre el proceso de acumulación de deshechos ácidos y el del envejecimiento”. Todo ello, por supuesto, carece de toda base. Pero los charlatanes no se inmutan: llegan a decir que el agua alcalina incluso puede curar o prevenir el cáncer: el sitio La vida lúcida, por ejemplo, afirma que “las células de cáncer no pueden vivir en el agua alcalina” (aunque no revela de dónde sacó tan infundado dato).

A pesar de todo, podría sonar lógico, si uno no tiene mucha información (o no se molesta en buscarla). Deja de parecerlo si se conocen algunos datos sobre la fisiología del cuerpo humano. Por ejemplo, que todo lo que ingerimos pasa al estómago, donde hay jugos gástricos compuestos principalmente por ácido clorhídrico y que tienen un pH extremadamente ácido, de entre 1.5 y 3.5 (pero no se preocupe: el interior del estómago está protegido por una capa de moco, y al salir del estómago y entrar al duodeno, la primera parte del intestino delgado, el ácido es neutralizado mediante la secreción de bicarbonato). En cambio, el pH de nuestra sangre no puede variar de un estrecho margen de entre 7.35 a 7.45. Por debajo de éste, se presenta la acidosis, que causa fatiga, confusión, temblores, dolor de cabeza y puede llevar al coma. Y si el pH sanguíneo sube de 7.45, se presenta la alcalosis, que ocasiona debilidad y dolor muscular, calambres y espasmos, y puede llevar a la parálisis y la muerte.

Afortunadamente, nuestro cuerpo cuenta con mecanismos regulatorios extremadamente delicados y precisos que mantienen el pH dentro de estos límites, sin importar lo que uno consuma (mientras no haya excesos peligrosos). El principal mecanismo de regulación involucra a los pulmones: cuando hay demasiada alcalinidad, respiramos más lentamente, lo que aumenta la cantidad de CO2 en nuestra sangre. Como el CO2 se combina con el agua del plasma sanguíneo para formar ácido carbónico (H2CO3), esto acidifica ligeramente la sangre. Por el contrario, si hay demasiado ácido, la respiración se acelera, eliminando CO2 y disminuyendo el ácido carbónico de la sangre, lo que la alcaliniza. Los riñones también ayudan a regular el pH, aunque un poco más lentamente, al aumentar o disminuir la secreción de iones ácidos o alcalinos en la orina. (A propósito: los mecanismos de regulación del pH de la sangre son tan asombrosos que el famoso escritor de ciencia ficción Michael Crichton, autor de Parque jurásico, los usó como parte vital de la trama de su primer éxito novelístico, La amenaza de Andrómeda, de 1969, una lectura muy recomendable.)

De modo que beber agua alcalina es básicamente un desperdicio de dinero, en el mejor de los casos. En el peor, puede llegar a ser peligroso: consumida en exceso pudiera provocar una alcalosis (riesgo que, por cierto, también presenta el abuso en el consumo de bicarbonato o antiácidos).

Agua alcalina: otro fraude sin bases que explota el deseo de la gente de permanecer sana para venderle un producto inútil que no necesita.

¿Te gustó?
Compártelo en Twitter:
Compártelo en Facebook:

Contacto: mbonfil@unam.mx

Para recibir La ciencia por gusto cada semana
por correo electrónico, ¡suscríbete aqui!